Te llevo a un hotelito con encanto en un país fascinante, UZBEKISTAN

madraza-uzbekistan

Una preciosa madraza de Bukhara

Si tuviera que elegir uno de los países más fascinantes que conozco, sin duda, éste estaría entre ellos.

Hoy os revelaré uno de mis pequeños secretos: un pequeñito hotel en Uzbekistán.

Historia, cultura, arte y, aunque lastimosamente ya no existe ningún país virgen e inexplorado, en Uzbekistán todavía puedes entrar en contacto con la verdad del país y de sus gentes, sobre todo, si vas en temporada invernal donde el frío asusta a los turistas, que no viajeros.

Eje central de la ruta de la seda, cuna de una de las grandes civilizaciones de la historia, reino de Tamerlan en el s.XIV y nación de ciudades de ensueño, es Uzbekistan un destino al que acudir con tiempo, curiosidad y poco dinero en el bolsillo para optar siempre por las opciones más económicas como camino hacia el contacto con la tierra, con los sentimientos, con la raíces de un pueblo que tiene mucho que contar.

Hoy me vais a permitir que os hable de la decoración desde una perspectiva emocional, de personas y del rastro que nos han dejado con sus obras en herencia y, como siempre os digo, desde el convencimiento de que tenemos un mundo precioso donde la naturaleza ha hecho maravillas y está deseando que complementemos su obra creando nuestros pequeños lugares con gusto, con mimo,…

La ciudad universalmente conocida de Uzbekistán es Samarkanda, cuidad de las mil y una noches, antigua capital de un reino que se extendía desde Turquía hasta la India, lugar de grandes monumentos  y Patrimonio Universal de la Humanidad. Pero sin duda, y sin obviar que es una ciudad mágica, sin dejar atrás lo imponente de su Rajastán, sus impresionantes madrazas, mezquitas y sus mercados donde comprar los ingredientes de un buen Plov, lo mejor es adentrarse en el país, coger un coche y sentir la carretera, exprimir el país, que es para exprimirlo.

Oración-en-Bukhara

Oración-en-Bukhara

Khiva y Bukhara por supuesto son dos de las piedras preciosas de este valiosos tesoro de la humanidad. La primera, más quieta y sosegada, rodeada de murallas curvilíneas y metida en sus adentros. La segunda, un bullicio entre mercados, tierra de suzanis y especias, madrazas, caravasares y torres que desafían a un cielo siempre de colores que parecen pensados para un decorado.

khiva

Murallas de khiva

khiva-pared

Fascinante pared de un edificio de khiva

samarkanda

Mágica Samarkanda

Y es aquí, en Bukhara, donde quiero compartir con vosotros mi pequeño tesoro. Un hotelito con encanto, o… mejor, por si alguien se construye unas expectativas demasiado altas, corrijo y lo califico de lo que es, una casa familiar donde encontrase, además de con uno mismo, con un tesoro celosamente guardado entre las paredes de una preciosa casa uzbeka que a mí me pareció un palacio.

hotel uzbekistan

Parce que entras en otro mundo

suzanis

suzanis en nuestra habitación

 

Akbar_House patio2

Columnas y puertas de madera en un rincón de Bukhara

 

Akhbar house Uzbekistan

El patio de Akhbar House

 

Akhbar House es, como su nombre cuenta, “la casa de Akhbar”. Una familia que ha hecho de la atención a sus huéspedes el segundo de sus tesoros. El primero? Una impresionante colección de Suzanis antiguos que muestran en cada rincón, en cada habitación de su residencia. El valor de esta colección es incalculable y directamente proporcional a la antigüedad de las piezas que la forman. Siglos han pasado por cada una de estas maravillas de color, texturas y buen trabajo de confección.

La casa está abierta al precioso patio central, donde sirven un riquísimo desayuno elaborado en la cocina familiar que está justo a ras de patio. muchas veces cierro los ojos y recuerdo ese momento, por la mañana disfrutando del silencio y de un buen trozo de pan uzbeko con deliciosa mermelada casera, fruta y un sorbo de té.

hotel uzbekistan

Un desayuno?

Hace ya años que estuvimos en esta acogedora casa y espero que mi recomendación siga siendo fiel a lo que os he contado. He visto que ya sí que aparece en algunas páginas web, pero no voy a mencionarlas aquí. La búsqueda, tanto entre las calles, como el “la red”, forma parte del encanto de este mágico lugar.

No lo olvides, si te decides a ir a Uzbekistán, cuenta conmigo para ayudarte a elegir tu camino. Os dejo nuestro video para que conozcáis algunos rinconcitos más.

You must be logged in to post a comment